ice un proverbio maorí que «solo al conocer tu genealogía puedes clavar tu lanza en la tierra y tener un futuro». Para los indígenas de Nueva Zelanda, desconocer sus orígenes es motivo de desconcierto, de vergüenza, de desaliento. Y hay una familia maorí que, hasta hace pocos años, se encontró perdida como un percebeiro en mitad del desierto: ignoraban el lugar exacto donde nació uno de sus ancestros

Ver noticia original ➥