“Es paradójico que un servicio estatal te ofrezca como alternativa irte del país, lo que no tiene en cuenta el drama que supone dejar tu forma de vida y tu identidad para poder trabajar” La diferencia, en este caso, se encuentra en que las condiciones de trabajo son excepcionales respecto al mercado español. Se trata, en concreto, de contratos de cero horas de una duración semanal, sin garantía de un mínimo de horas trabajadas y que provocan que el empleado no sepa ni qué días va a trabajar, ni cuántas horas lo hará ni cuál va ser su horario.

Ver noticia original ➥