Jung decía que “lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”. El hecho de que España haya convivido con tasas de desempleo de doble dígito prácticamente durante los últimos 40 años debería ser un motivo de sonrojo nacional. En mi opinión, hemos sido conformistas con un escándalo colectivo.

Ver noticia original ➥