Las drogas psicodélicas pueden producir alucinaciones que causan experiencias similares a la sinestesia, en el que un estímulo sensorial de un tipo produce una experiencia involuntaria en otro sentido. Por ejemplo, oír puede desencadenar una percepción "visual" de sabores o colores. El LSD es conocido por producir una sinestesia audiovisual transitoria, pero en las personas ciegas, uno de esos sentidos está ausente.

Ver noticia original ➥