Desde hace cinco años, el interés del Kremlin por la región se ha disparado, desde la firma de acuerdos energéticos a la venta de armamentos, pasando por la intervención directa

Ver noticia original ➥