La hija del dictador Francisco Franco se querelló dos meses antes de morir contra los 19 activistas que ocuparon el Pazo de Meirás en agosto de 2017 para reclamar que fuera devuelto al "pueblo gallego". La querella atribuye delitos a los activistas que suman un total de 247 años de prisión y medio millón de multa.

Ver noticia original ➥