El senador Agramunt sigue en su puesto,pese al informe de "las prostitutas,los billetes de 500 y el caviar". Al más puro estilo Rajoy,el senador Agramunt ha lamentado ser víctima de un ataque "inquisitorial". No está dispuesto a dejar el escaño,a pesar del informe de más de 200 páginas de la Comisión independiente,que investiga supuestos casos de corrupción en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. El chanchullo podría ser hoy el de Pedro y mañana el de Perico el de los palotes..

Ver noticia original ➥