Los 32 trabajadores del fabricante de ataúdes Hijos de Luis Chao Sobrino, de Ribadavia (Ourense), han anunciado movilizaciones para reclamar el pago de cinco nóminas que se les deben, las dos últimas, además de otras tres de 2016. La causa de los problemas de la empresa los achacan a la guerra familiar abierta por el control de la empresa y no a la falta de demanda. La empresa lleva más de un año en concurso de acreedores y no puede presentarse a concursos públicos, siendo que la Comunidad de Madrid era uno de sus principales clientes.

Ver noticia original ➥