La mujer llegó sola al hospital de Úbeda y fue un paciente el que se percató de que había fallecido tras pasar más de 12 horas en urgencias sin ser atendida. Padecía distintas dolencias y, aunque la llamaron en repetidas ocasiones, estaba en camilla, sola, y no pudo acudir. El personal entendió que se había marchado al no recibir contestación.

Ver noticia original ➥