El pensador francés del siglo XVI Michel de Montaigne decía que París, Venecia y Sevilla eran las ciudades más bellas y malolientes del mundo. “Y también dijo que Sevilla era la más bonita y la más maloliente de las tres”, matiza Rafael Cobos, creador de La Peste.

Ver noticia original ➥