El barril de Brent, referencia en Europa, sube un 0,8% hasta los 75,47 dólares. Por su parte, el de West Texas, referencia en Estados Unidos, repunta un 0,6% hasta los 70,14 dólares el barril. El euro se ha depreciado desde mediados de abril un 4%, lo que hace que la factura del petróleo (que se paga en dólares) sea más cara para Europa. Este hecho, a su vez, medio plazo puede acelerar aún más si cabe a medio plazo las tensiones inflacionistas.

Ver noticia original ➥