La Fiscalía pide una pena de 11 años y 8 meses de cárcel para una mujer de 35 años por simular haber sido víctima de una agresión sexual, para lo que se echó pegamento en la vagina y acusó después a su ex.

Ver noticia original ➥