El arquitecto reconocía sus errores: “Hemos trabajado siempre desde la más estricta legalidad, otra cosa es que hayamos cometido algún error sobre las partes protegidas”. Algún error es lo que ha llevado al fiscal de Medio Ambiente, Antonio Colmenarejo, a pedir dos años y tres meses de prisión por daños contra el Patrimonio Histórico de Madrid. Además, pide su inhabilitación “para la profesión u oficio de arquitecto por cuatro años”.

Ver noticia original ➥