Fue una pieza clave en toda la organización empresarial y criminal del cartel, "Un cuartel seguro en el que podían actuar sin preocupación con distintos propósitos". La cárcel fungió de: Taller mecánico donde alterar vehículos para transportar droga a EEUU, lugar ideal para mantener a los secuestrados, centro de torturas y donde ejecutar a los detenidos y hacer desaparecer sus cadáveres, base social de la que reclutar a criminales para operativos externos, refugio para los jefes del cartel cuando eran perseguidos por las autoridades federales.

Ver noticia original ➥