Gonzalo Boye, que ahora se querella por vulneración del derecho a la intimidad de su cliente, era el editor de Mongolia cuando la revista reveló correos entre el exduque y su supuesta amante.

Ver noticia original ➥