El equipo Pons Racing anunció hoy la rescisión "de mutuo acuerdo" del contrato que mantenía con el piloto Héctor Barberá, que esta semana dio positivo en un control de alcoholemia y fue condenado a 22 días de trabajos para la comunidad y a la retirada del carné de conducir durante un año. A Barberá se le dio el alto a su vehículo por parte de la Policía Local después de apreciar que conducía "de forma descuidada, a gran velocidad y efectuando maniobras de derrapaje y frenado de forma injustificada".

Ver noticia original ➥