El expedicionario antártico australiano, Eddie Gault, dejó la cámara en el hielo cuando visitó la colonia, y no pasó mucho tiempo para que las aves, naturalmente curiosas, aprovechasen la oportunidad para hacerse un vídeo selfie.

Ver noticia original ➥