El vocalista de Nirvana tuvo tiempo no solo para componer temas legendarios y tener una vida personal llena de altibajos emocionales, drogas, relaciones tormentosa y una hija. También se tomó algunos momentos para pintar, dibujar y hacer bocetos para cómics.

Ver noticia original ➥