El plan de Aznar es un tanto alambicado: consiste en que mandos intermedios de provincias del PP se fueran pasando a Ciudadanos hasta forzar una unión que más sería absorción… hasta entronizar a Albert Rivera como líder de la derecha española. Pero tras el desastre de los cuatro diputados en Cataluña, las fuentes aznaristas consideran que puede pasarse a la ofensiva directa. Por ejemplo, forzar elecciones en junio y forzar una fusión electoral, con lista única, entre PP y Cs.

Ver noticia original ➥