En apenas dos días el fuego llevó por delante estos montes. Sucedió en los incendios del mes de octubre y desde aquella, lejos de cruzar los brazos, la comunidad de montes y la asociación Amigos da Terra se pusieron manos a la obra. Primero, asentaron con paja el suelo calcinado; ahora toca plantar árboles.

Ver noticia original ➥