Los agentes han localizado cinco laboratorios clandestinos y uno de ellos, estaba escondido en un zulo con una puerta secreta, a la que se accedía por la parte de atrás de un gallinero, ubicado en el sótano de una vivienda en El Casar de Escalona. Allí, los policías han decomisado 643 plantas de marihuana, cultivadas en un ambiente irrespirable que ha obligado a los operativos a portar mascarillas.

Ver noticia original ➥