Si coges el tren en Zhengzhou, la capital de la provincia china Henan, notarás algo curioso en muchos de los policías de la estación: sus gafas negras. No se trata de una nueva tendencia de moda, sino de un avance tecnológico de última generación. Son gafas de reconocimiento facial.

Ver noticia original ➥