La polémica está servida en el cuerpo de Policía del condado metropolitano de Nottinghamshire, donde los mandos intermedios acaban de implementar una medida que ha revolucionado al personal: "salas de llanto" a las que las agentes puedan acudir cuando se sientan abrumadas por la emoción durante un episodio menopáusico, según ha publicado la prensa local.

Ver noticia original ➥