El aumento imparable del precio del alquiler en el centro de las grandes ciudades no es un problema exclusivamente español, ni siquiera europeo. Basta con echar un vistazo a la prensa local de la mayoría de capitales occidentales para comprobar que no estamos solos. Sin embargo, cuando se trata de buscar soluciones, hay un lugar que siempre aparece como un modelo a seguir. Se trata de Viena, la capital de Austria, una ciudad de algo más de 1.800.000 habitantes que crece a un ritmo de un 2,4% anual y que ha sido el objeto de estudio.

Ver noticia original ➥