La policía arrestó a 45 contramanifestantes, pero a ninguno de los manifestantes que portaban símbolos de la supremacía blanca o que profería el "Sieg Heil", en un país donde los nazis llevaron a cabo algunas de las peores atrocidades del Holocausto. Por el contrario, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia dijo el lunes que el día había sido "una gran celebración de los polacos, que difieren en sus puntos de vista, pero unidos en torno a los valores comunes de la libertad y la lealtad a una patria independiente".

Ver noticia original ➥