Aunque a muchos les pueda parecer algo sorprendente y extraño porque en España, y de modo muy particular en Cataluña, vivimos de forma permanente y obsesiva, desde hace ya demasiados años, ensimismados y enclaustrados en esta suerte de bucle melancólico del proceso independentista catalán, lo cierto es que en el ancho mundo siguen sucediendo otras muchas cosas.

Ver noticia original ➥