Cameron testificó que ‘la concentración de benzoilecgonina en la orina de Guerrero’ era de hecho coherente con alguien que ‘hubiera bebido té de hoja de coca’. A continuación, los abogados de la defensa presentaron a Charles Stanish, un arqueólogo americano especializado en la cultura inca, del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Florida del Sur, quien detalló el descubrimiento realizado en 1999 de tres cuerpos momificados congelados de niños incas que habían sido sacrificados y enterrados unos cinco siglos antes.

Ver noticia original ➥