El Partido Popular podría enfrentarse a una primera impugnación ante los tribunales del resultado del congreso extraordinario que el 20 y 21 de julio elegirá a su nuevo presidente si uno de los candidatos, José Ramón García-Hernández, no encuentra respuesta a la petición que ha elevado este martes la comisión organizadora (COC) para que permita que todos los afiliados que estén al corriente de pago puedan votar, no sólo los que se inscribieron como muy tarde este lunes, que ascienden al 7% de la cifra oficial de militancia.

Ver noticia original ➥