El escándalo Cifuentes agrava el pánico en el PP justo en el momento de lanzar la precampaña de las autonómicas y las municipales. La mano dura en Catalunya la capitaliza Ciudadanos, clave para sacar adelante los presupuestos y el debate sobre la prisión permanente revisable no ha calado. "Ni el PSOE ni el PP pueden derrumbarse ni por Ciudadanos ni por Podemos, tienen una militancia que no la tiene el resto de partidos", aseguran en la dirección de Rajoy

Ver noticia original ➥