El paradigma de estas maniobras es el ascenso de Concepción Espejel a pesar de que sus compañeros la habían apartado por su proximidad al PP. Su estrategia sufrió reveses: Ruz salió con polémica, pero su sustituto José de la Mata ha reabierto el caso con ímpetu e insiste en las posibilidades de llevar al juicio pruebas de que las donaciones de dinero negro sí eran finalistas, esto es, se correspondían con adjudicaciones concretas de obra pública, lo que permitiría sentar en el banquillo a los empresarios.

Ver noticia original ➥