El precio del gas natural vehicular (GNV) para turismos se ha disparado en los últimos meses hasta un 20%, lo que afecta especialmente a la flota de taxis y a las miles de personas que se han decidido por esta alternativa como combustible para sus coches. El anuncio de que se prohibirá el acceso a los coches con diésel y la falta de estaciones surtidoras parece que están detrás de estas subidas.

Ver noticia original ➥