En el centro de detención francés de la ciudad de Troyes. Un joven ha sido brutalmente torturado durante toda una noche por sus tres compañeros de celda, después de que descubrieran que había visitado una página web de contenido gay a través del teléfono móvil. Fue asfixiado, golpeado brutalmente, llegaron a perforarle un tímpano, le raparon la cabeza y las cejas, le obligaron a ingerir excrementos…

Ver noticia original ➥