Un aparente fondo de inversión español se enfrenta a una querella. Sus inversores lo acusan de no devolver unas criptomonedas que ahora valen 4,6 millones. Es el primer caso de este tipo en España.

Ver noticia original ➥