El primer ministro belga, el liberal francófono Charles Michel, ha avisado este miércoles de que su único interlocutor en la crisis política catalana "es España" y que su Gobierno no interferirá en el proceso judicial abierto en Bélgica para decidir sobre la extradición del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont, de quien ha dicho que "debe responder de sus actos" ante la Justicia

Ver noticia original ➥