La primera representación que se conoce de los tres Reyes Magos se encuentra en la llamada capilla griega de la catacumba de Priscilla en Roma, cuyos frescos están datados entre la segunda mitad del siglo II y la segunda del siglo siguiente

Ver noticia original ➥