Pedro Sánchez se ha encontrado con un problema que no esperaba. Marruecos es un histórico aliado de España, y quiere seguir siéndolo, pero a cambio del apoyo de Sánchez en Europa en una medida contraria a los intereses de los saharauis. De momento, Europa ya se ha pronunciado en contra de los intereses de Rabat.

Ver noticia original ➥