"Mandarles a casa será mi prioridad", dijo interpelado por sus seguidores en un acto electoral en el municipio lombardo de Sondrio. Y agregó: "Habrá puertas abiertas en Italia para la gente buena pero un billete de vuelta para quienes vienen a armar jaleo y quieren ser mantenidos de por vida".

Ver noticia original ➥