Un caso lleno de contradicciones y puntos oscuros en el que se ha puesto en entredicho la imparcialidad del rector y ha abierto un conflicto en la Universidad de Oviedo. Finalmente el rector ha decidido archivar el asunto aunque los expedientados no están del todo satisfechos. Óscar Merino, uno de los cinco profesores expedientados, cuenta que “han hecho una interpretación sesgada, dando por hecho en el escrito que actuamos de una forma incorrecta pero luego diciendo que no tienen pruebas. Eso es una contradicción”.

Ver noticia original ➥