Los primeros ensayos con dicha cápsula, cuyos sensores detectan los gases presentes en el intestino, ha revelado mecanismos del cuerpo que no se habían observado hasta ahora y un potencial nuevo sistema inmunológico, según un comunicado del australiano Real Instituto de Tecnología de Melbourne (RMIT). La nueva tecnología y sus descubrimientos ofrecerán una nueva opción para las personas -una de cada cinco- que sufrirán un desorden gastrointestinal a lo largo de su vida, además de propiciar pruebas menos invasivas como las colonoscopias.

Ver noticia original ➥