Un informe revela que cerca de 700.000 civiles estadounidenses murieron como resultado de pruebas nucleares de EE.UU. Un estudio recién llevado a cabo evidencia que entre 340.000 y 690.000 estadounidenses murieron durante las pruebas nucleares llevadas a cabo en Estados Unidos entre 1951 y 1973, una cifra mucho más elevada que la que se creía antes. El estudio, realizado por el economista Keith Meyers, de la Universidad de Arizona, toma en cuenta los efectos ambientales de la dispersión de la contaminación nuclear.

Ver noticia original ➥