En las filas socialistas hay inquietud por la incapacidad de capitalizar el derrumbe del PP, pero el diagnóstico difiere La dirección trata de calmar las aguas: atribuye el estancamiento a la desmovilización de su electorado

Ver noticia original ➥