"No puedo definir el problema real, por lo tanto sospecho que no hay un problema real, pero no estoy seguro de que no lo haya". Estas son palabras del físico estadounidense Richard Feymann, en alusión a los enigmas y paradojas de la mecánica cuántica, la teoría usada para describir los objetos más pequeños en el Universo. Pero bien podría haber estado hablando del problema, igualmente enredado, de la conciencia.

Ver noticia original ➥