La realidad española alimenta desde hace dos meses una colección de noticias bomba que explotan a destiempo. Son momentos potencialmente históricos en los que casi nadie repara, en medio de la perturbadora agitación social que desató la crisis separatista de Cataluña. El martes en Madrid se vivió el último de esos episodios impactantes a los que les tocó un mal día para saltar a la tapa de los diarios. El inspector jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional, Manuel Morocho, declaró ante una comisión del…

Ver noticia original ➥