El informático Alejandro de Pedro tenía entre el Partido Popular a parte de sus mejores clientes. Especializado en mejorar reputaciones online, era uno de los hombres preferidos para limpiar en internet el rastro de las metidas de pata y los casos de corrupción que asedian a varios de los principales responsables de la formación a escala nacional. Tanto es así, que según el sumario del caso Púnica, De Pedro se interesó en 2014 en captar como cliente a Maria Dolores de Cospedal, cuya imagen pública caía en picado.

Ver noticia original ➥