El Punt Avui ha puesto en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE). 90 trabajadores del diario serán despedidos y la delegación de Barcelona echará el cierre. Los redactores que se mantengan en plantilla trabajarán desde su casa. El grifo de la Generalitat se ha cerrado y las subvenciones actuales no son suficientes para mantener una estructura que ha estado al servicio del proceso soberanista.

Ver noticia original ➥