Es una fría mañana de martes en Chantilly, Virginia. Pero el movimiento en la tienda de armas Arsenal Blue Ridge es igual que en cualquier otra tienda abarrotada en pleno diciembre. La música suena. Un árbol brilla con sus luces. Los clientes se desean unos a otros feliz Navidad. Pero, sin embargo, hay algunas diferencias. Para empezar, las canciones navideñas de Bing Crosby apenas se escuchan por los disparos del campo de tiro en la parte de atrás.

Ver noticia original ➥