Al lado del presidente Daniel Ortega, siempre hay una mujer delgada, de exuberante cabello rizado y ropa de colores fuertes. En sus discursos, en sus visitas oficiales, incluso a la hora de votar en las elecciones, no se separa de ella. No sería incorrecto decir que es su asesora, aunque es mucho más que eso. Es Rosario Murillo, "la Chayo", esposa de Ortega. En su círculo no le molesta ser comparada con Elena Ceaușescu, la esposa del exlíder rumano Nicolae Ceaușescu, que en la práctica funcionaba como primera ministra del entonces país…

Ver noticia original ➥