Durante las escasas lluvias en el desierto, los cactus no pierden tiempo absorbiendo y almacenando la preciada precipitación de una tormenta. Inspirados por este fenómeno natural, los científicos informan en un estudio que aparece en ACS Macro Letters que han desarrollado un material que imita la capacidad de las raíces de cactus para absorber y retener rápidamente grandes cantidades de agua con una cantidad mínima de evaporación.

Ver noticia original ➥