M. Rajoy es poco menos que un genio: comenzó a preparar las oposiciones a registrador de la propiedad en el último año de carrera y las aprobó al año siguiente. Con 24 años se convirtió en el registrador más joven de España. Rajoy es muy cauto cuando se trata de mencionar a su padre, Mariano Rajoy Sobredo, un magistrado que llegó a ser presidente de la Audiencia Provincial de Pontevedra en pleno franquismo y que presidió el escandaloso juicio “Caso Redondela", en el que desaparecieron millones de litros de aceite relacionados con Franco.

Ver noticia original ➥