Después de la sentencia de la Gürtel, Rajoy y los suyos sufren por la moción de censura. El partido hace aguas y eso provocará que duden entre abandonar el barco o continuar en cubierta.